La espiritualidad para San Viator es la dimensión interior, profunda e integradora de la persona. Sustenta la vida en las relaciones de interdependencia entre los seres humanos, con el conjunto de la naturaleza y abierta a la presencia y acción de Dios en la historia. Desde la pedagogía de la educomunicación se vive la experiencia de la irrupción del Espíritu del Dios de Jesús de Nazaret.

El carisma y la espiritualidad viatoriana se incultura en la pedagogía liberadora de la educomunicación desde los sectores urbano-marginales y rurales, promoviendo sujetos sociales y políticos, particularmente desde los niños, niñas adolescentes y jóvenes (Cf Mc 10,13); así mismo, se inspira desde los movimientos sociales de los pueblos originarios, desde los diversos movimientos ciudadanos que cuidan la madre tierra, en general desde los movimientos de las y los excluidos.ES2

San Viator está anclado en la espiritualidad que procede del Espíritu de Jesús de Nazareth y su propuesta del Reino de Dios. En este sentido, “el Espíritu actúa desde abajo, desde los y las pobres, desde la periferia de la historia” (Codina, 2015) y desde la base misma de las iglesias.

___________________________________________________________________________________________

*Codina, Victor (2015) El Espíritu del Señor actúa desde abajo. Sal Terrae: Basauri. p. 25

 

Congregación Clérigos de San Viator – Viatores

Los Clérigos de San Viator -Viatores- se definen como educadores de la fe, al estilo de Jesús de Nazaret, como aporte a la Iglesia y a las sociedades, particularmente desde el mundo de la educación, en las parroquias y en los diferentes espacios de la sociedad civil, desde la opción por los pobres, en la línea inspiradora de su Fundador, el Padre Luis Querbes.

http://www.querbes.org/

 

Luis Querbes

Luis Querbes es el Fundador de los Clérigos de San Viator –Viatores. Los funda como una Asociación de maestros catequistas para las escuelas rurales: "Los catequistas de San Viator". Toma como patrón a Viator, un santo del siglo IV.

El 21 de septiembre de 1838 consigue la aprobación del Papa Gregorio XVI como Clérigos parroquiales o Catequistas de San Viator. La idea de formar comunidades integradas por laicos y religiosos es una idea muy novedosa para su tiempo.

“Adorado y amado sea Jesús” es el lema que condensa el dinamismo evangélico que quiso transmitir Luis Querbes.


San Viator

Viator vivió en Lyon-Francia a finales del siglo IV. Fue lector de la Iglesia de Lyon y discípulo del obispo Justo. Juntos se fueron el desierto. Murió hacia el año 390 aún siendo joven.

Desde una vida normal y corriente, Viator vive con interioridad la condición de seguidor de Cristo, tanto en el servicio a la Iglesia como Lector, así como asumiendo su vida en el desierto en la meditación, la reflexión y la oración, en medio de la corriente profética del monacato de su tiempo.

Volver